EMMA, escena a escena (3)

Actualizado: 25 abr


3. SOLEDAD


“The wedding over and the bride-people gone, her father and herself were left to dine together, with no prospect of a third to cheer a long evening.”[i]


“Cuando acabó la fiesta y se marcharon los invitados, su padre y ella almorzaron solos, sin que una tercera persona viniera a alegrar la larga sobremesa”[ii]


Emma, Jane Austen.


Emma, Serie 1972.

Emma. BBC; UK, 1972.

El primer dialogo de la serie, hasta ahora no hemos hecho más que entran en casa. Emma está en el salón con el señor Knightley que expresa su intención de volver a su casa, pero Emma le pide que no se vaya y les deje tan pronto, ahora que la señorita Taylor ha pasado a ser la señora Weston y les espera un futuro de soledad. Muy acertadamente lo primero que dice el Sr. Woodhouse es que hay que cerrar la puerta por la corriente de aire y lo dice con una voz frágil y nerviosa, lo que encarna a la perfección el personaje del libro y como en el libro, es el primero en revelar que Emma va a extrañar mucho a su amiga. La soledad a la que se enfrentan la recalca el propio Sr. Knightley al expresar, acertada y originalmente, que pierden una madre, amiga, institutriz y ama de llaves. Aunque es cierto que la pena de Emma se pasa rápidamente cuando empieza hablar con el señor Knightley.


Emma, 1996.

Emma. Miramax, Matchmaker Films, Haft Entertainment; UK, USA, 1996.

Estamos en Hartfield, tras la boda, Emma y su padre están cenando solos, uno se queja y la otra aguanta la pena, pero la situación no es deprimente porque la conversación del Sr. Woodhouse es más animada que en el libro, dice lo mismo pero de mejor humor y además están sentados juntos y parece no haber distancia entre ellos, la escena es acogedora, por lo que la situación de Emma no parece muy lúgubre, pero a la vez, impera una calma un tanto soporífera, nada recomendable para cualquiera que no quiera desperdiciar su vida sentado bajo una mantita. Eso sí, su marchita actitud revive ante la inesperada visita del señor Knightley.


Emma, TV 1996.

Emma. A+E Networks, Chestermead, Meridian Broadcasting, United Film and Television Productions; UK, USA, 1996.

Hartfield, los Woodhouse cenan solos llorando la falta de miss Taylor, cada uno al extremo de la mesa, como correspondía al señor y señora de la casa, Emma mira de soslayo hacia su lado dando a entender que ahí se sentaba la Srta. Taylor. Les vemos en el salón esa noche, grande y vacío, bastante más oscuro que los anteriores, Emma trata de convencer a su padre de que seguirán estando muy cerca de la Sra. Weston mientras saca un tablero para jugar al backgammon, tal y como reza la novela, y aparece el Sr. Knightley para animar su tarde. La escena es fría y un poco lúgubre, dando la sensación de que no hay mucha vida social ni actividad en la casa.


Emma, Serie 2009.

Emma. BBC Drama Productions; UK, 2009.

Los Woodhouse despiden a los novios en la puerta de Hartfield junto a las últimas invitadas, las rezagadas Sra. y Srta. Bates. Esta escena es muy simbólica, todos está llorando un poco, y la Srta. Bates comenta lo solos que van a estar y lo que agradece vivir en una casita pequeña donde no sentirse sola con su madre, dando pie a un triste monólogo de susurros que se alejan mientras empuja la silla de su madre por el camino, la cámara se queda fija y entonces volvemos a Emma que acompaña a su padre dentro de la casa, semejándose a la propia Srta. Bates y a su destino de “solterona”. Vemos a Emma rondar por la casa vacía recordando su infancia, cuando la llegada del señor Knightley la devuelve a la realidad y al buen humor.


Emma, 2020.

Emma. Working Title Films, Blueprint Pictures, Focus Features, Perfect World Pictures; UK, 2020.

La película no expresa de ninguna manera esta soledad, se intuye porque vive sola con su padre pero no quieren que sientas pena por Emma, en ningún momento. La tristeza que se intuye en Emma durante el banquete de bodas, o su rápida mirada de pavor al verse momentáneamente reflejada en la Srta. bates, atosigando a su madre, parece pasajero e insignificante porque ahí termina, no volvemos a ver a Emma preocupada o triste. Lo que no está mal, pero francamente es poco realista, ¿quién no se sentiría sola? Las señoritas sin hermanas, amigas o vecinas de edad parecida, llevaban vidas deprimentes encerradas en casa sin poder salir más que a dar vueltas al jardín. Es injusto pensar que porque un ama de casa es acaudalada puede vivir feliz sin ningún tipo de entretenimiento o mejor compañía que las viejas amigas de su padre. Además ya hemos visto a Emma genuinamente triste por perder la compañía de su institutriz, aunque vayan a seguir siendo vecinas, por lo que las “dos caras” de Emma empiezan a parecer, más bien, “dos Emmas”.

_________________________________________________ [i] Emma, Jane Austen. 2006, Penguin Red Classic. [ii] Emma, Jane Austen. Traducción: José Luis López Muñoz. 2009, Alianza Editorial, S.A.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo